The file sites/all/modules/cumulus/cumulus.js is missing. Please download it from http://pratul.in/files/cumulus.js, and add it to the Cumulus module folder!
Entradilla: 
Ya los romanos supieron apreciar la calidad de las aguas del Balneario de Alange (Badajoz). La sorprendente mejoría en la enfermedad de una joven patricia fue el origen de una tradición que florecería en el XVIII gracias a la iniciativa de Abdón Berbén. El 15 de marzo el Balneario de Alange para revivir su esplendor clásico.

Balneario Alange grabadoLa curación de la joven Varinia

La utilidad y aplicación de las aguas del balneario pacense de Alange son muy remotas, y se pierden en los tiempos aunque se puede deducir que los primeros pobladores ya las utilizaban y, por ello, las sucesivas civilizaciones que ocuparon la península, asumieron su uso con fines curativos. La primera prueba contrastada que se tiene se remite a la existencia de un ara en mármol en la que se puede leer la dedicatoria de una noble familia romana a la diosa Juno por la curación de su hija Varinia Serena (dicha lápida se conserva en el patio principal del Balneario y junto a ella está la traducción al castellano). Dado que el apellido Sereno y Sereniano aparece en España en el siglo III, se considera que estos hechos sucedieron entre el III y el IV.

Balneario Alange piscinaGracias a esta curación, el padre de la joven Varinia, magistrado en Mérida, Licinio Sereniano, sufraga la construcción de un balneario embellecido en piedra noble destinado al disfrute de la colonia romana asentada en la zona. De aquel lejano esplendor se conserva solamente el interior de las dos termas, habiéndose perdido las fachadas y parte de las estancias auxiliares de las que se encuentran restos enterrados. Se puede suponer como fueron estas termas por comparación con las ruinasexistentes en Arles (Francia), también de dos salas circulares y sus anexos. Con las invasiones bárbaras se abandonan las costumbres romanas y con ellodecaen las termas siendo abandonadas las de Alange, de las que no hacen ningún caso los godos ni los árabes que, más tarde, ocuparán la península. 

Nace un moderno balneario

El Balneario de Alange tiene que esperar al XVIII para su resurgir, cuando a finales de siglo, un vecino de la cercana Villafranca de los Barros, Mateo Antonio Vaca Vargas, recupere la terma de hombres que es la que mejor estado presenta, reconstruyendo las conducciones de ladrillo de la época romana. Hasta entonces, la obstrucción del desague de las termas formaba un charcón usado por las gentes del pueblo, que habían habilitado unas casetas como vestuario… 

Comments

Post new comment

  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options